Entrevista a Daniel “Peluca” Dominguez

San Marcos Sierra, Córdoba, Argentina 

 

Desde hace poco más de 15 años, este espacio, único en su especie, abre las puertas a todo aquel visitante que quiera saber un poco más de ese movimiento contracultural, nacido en los Estados Unidos en la década del 60, tan fuertemente asociado en nuestro país a esta localidad cordobesa. Allí, donde se filmó Pájaros Volando, su anfitrión: Daniel “Peluca” Dominguez, entre anécdotas varias, nos contó la historia…Pease & love!

 

Una de las paradas obligadas para todo viajero, que llega por vez primera a una ciudad, es la oficina de turismo. En San Marcos Sierra y como para no desentonar con el lugar, la misma se encuentra en una suerte de caseta a la vista y allí, entre otros tantos folletos, me llamó la atención uno que decía: “El primer MUSEO HIPPIE del mundo está en San Marcos Sierras, en la provincia de Córdoba. Desde el 2011 ya lo han visitado miles de personas que lo recomiendan por su contenido y originalidad. Si usted no lo conoce, denos la oportunidad de sorprenderlo (…)”  

Guarde el volante y me dispuse a pasar una tarde en el río. Con algo de tiempo en el bolsillo, antes de tomarme el micro de vuelta y movilizado por la curiosidad, decidí darle una chance a tan peculiar propuesta, desoyendo el “me suena medio pavo…” de la chica del puestito de los licuados al ser consultada: “¿Qué onda el museo hippie?”

DSC032562

DSC03259Guiado por símbolos de la paz dibujados en los árboles finalmente di con el lugar cuando repare que tenía algo de tiempo, pero la plata justa como para pagar el micro de vuelta (bien hippie lo mío…) momento en el que aparece Daniel o “Peluca” en escena y, sin dejarme lugar a la duda, me invita a pasar…

Ya dentro del habitáculo, “Peluca” retoma la charla que estaba dando a los visitantes presentes sobre los orígenes del hippismo y los objetos de valor “hippie” que adornan el lugar, entre los que  se encontraba un busuki, instrumento clásico de Grecia, según Daniel  “donde el movimiento hippie tiene sus inicios con los cínicos hace 2400 años”; un manifiesto de arte reproducido en 200 bolsas de arpillera. “Fue un éxito, se vendieron todas y fue declarada pieza del mes…” contará sobra la experiencia en ARTEBA 2009, de los cuales uno fue enviado a la viuda de Lennon, la Sra. Yoko Ono, quien como devolución de gentilezas le mando una carta y un bolso, que hizo para la Bienal de Venecia, con la imagen de sus pechos. También se exhibe en el museo: el primer long play de Los Beatles, una “de 20 copias en el mundo, de las que solo 2 están a la muestra. Una en el museo de Lennon que dirige Yoko y otra en el museo hippie…”; además de una guitarra perteneciente a José Alberto Iglesias, mejor conocido como “Tanguito” y un manuscrito original de la canción “Corrientes” escrito por Javier Martinez, de Manal… “El conjunto en ese momento se llamaba Ricota y la letra  nombra a Pappo cuando esté era dibujante y hacia una historieta que se llamaba -Las Aventuras de Plantillo- que vendía por los bares de la calle Corrientes hasta que el propio Plantillo, o sea Pipo Lernaud, el primer hippie, le regalo su propia guitarra… A partir de ese momento Norberto cambio de oficio y parece que le fue bastante bien…” relata, entre risas, Daniel.

Pero si de anécdotas se trata, la filmación en San Marcos Sierra de la película Pájaros Volando (protagonizada por Diego Capusotto y Luis Luque, además de un gran elenco integrado por Veronica Llinás, Damian Dreizik, Juan Carlos Mesa, Osky Guzmán, el “Ruso” Verea, Víctor Hugo Morales, Antonio Cafiero y un seleccionado de músicos integrado por Héctor Starc, Rodolfo García, Willy Quiroga y Ciro Fogliatta. Además de la música a cargo de David Lebón)  se lleva todos los premios: “Capusotto apareció por primera vez en el año 2005 con su esposa, sus 2 nenas, un modesto Volkswagen 1500, se sentaron ahí, sacaron el termo, los biscochitos, se pusieron a tomar mate y cuando termine mi rutina, Diego me dice:- Che, que bueno lo que haces vos…- Me pidió un volante y después la gente me contó que estuvieron haciendo chistes como una semana seguida sobre el museo hippie en el programa que tenía en la Rock & Pop…Después volvió en el 2008 con Damián Dreizik, los dos de mochileros y me pidió un lugar para acampar donde no los acosen…Diego se quedo 10 días y Damián 6 meses… y con una vieja máquina de escribir Remington que le preste escribió el que después sería el guión de la película… Volvieron a finales del 2009 con Fernando Sokolowicz, el dueño de Página /12, que fue el que puso la plata inicialmente, el director de arte, Montalvano, el director de la película, que ya me había visto trabajar en una Pasión Guaraní y venían a proponerme que fuera el nexo… Les conseguí alojamiento, vehículos y 300 hippies listos para la escena de la gallina…” recuerda “Peluca” quien no solo se encargo de parte de la producción del film, sino que también actuó haciendo “del gaucho Córdoba Baricelli, un cantor bien facho…” que recitaba: “Soy argentino, la gran puta /condenado a este continente/ a vivir con tanta gente /rodeado de zurdos, chilenos y putos/ políticos, chorros, corruptos/ pregunto: ¿dónde está el presidente?…”

Y sobre la presentación de la película: “Con Magallanes que es otro hippie de acá, de San Marcos, que hace una especie de Diógenes en la película, un linyera que vive en el medio del monte con un perro que se llama Culo…nos invitaron a Buenos Aires a la avant premiere…Y teníamos que bajar de un OVNI en medio de la Plaza del Congreso…Fue muy divertido porque Don Antonio Cafiero estaba como loco arriba del OVNI y nos agarraba de las manos, nos sacudía y nos decía: -¡Hagamos otra muchachos! y después resulta que lo tuve que  bajar a upa porque a Don Antonio, que tiene 94 años, no le dan las piernas para andar bajando escalerillas de OVNIs. ¡Tuve a upa un ministro de Perón!” (risas)

Al finalizar la visita, Daniel invita a los presentes a participar de la construcción de una pieza conceptual: una sala hecha de botellas, con botellas blancas que forman dentro un símbolo de la paz, donde cada uno pondrá un mensaje o deseo para el futuro.

Museo Hippie.

En un break, antes de comenzar una nueva visita guiada a los próximos visitantes “Peluca” me cuenta:

¿Cómo llegas a San Marcos Sierra?
Llego en 1977… Militaba en la Juventud Peronista y daba clases en la Villa Carlos Gardel en el Plan de Alfabetización que daba el General Perón y el 24 de marzo de 1976 tuve que buscar refugio y como San Marcos Sierra no tenia intervención militar me vine a lo de un amigo que ya conocía los hippies y me enganche…Viví en una comuna hasta, el año 82, que me compre esta propiedad y me vine a vivir acá…”
 
¿Y cómo surge la idea del museo?
Surge de un chiste… Estábamos reunidos en un bar de la plaza festejando el fin del milenio y la conversación se tornaba en base al reuma, las prótesis, los achaques y todos los dolores que tenemos los viejos y dije:- Estamos listos para poner el museo hippie y nos metemos todos adentro con sarcófagos, así la gente ve lo que quedo del hippismo argentino…- y de ese chiste de sobremesa empecé a pensar en la posibilidad…Lo busque por todos lados a través de Internet y como no existía, lo registre y comencé a trabajar para poder abrir el 8 de enero del 2001, que fue cuando abrí por primera vez las puertas al público…”
 
¿Qué es del hippismo hoy en día? ¿Seguimos teniendo “verdaderos” hippies?
Hoy ha tomado otro tipo de características, siguen naciendo hippies…Así como hubo hippies hace 2400 años con los cínicos, con Diogenes, en la Grecia Helénica…El hippismo surge como expresión de la crisis social y son aquellos jóvenes que deciden abandonar el sistema para buscar formas de vida alternativa…”
 
Pero, así como el sistema se apropio del rock y lo vació de contenidos ¿Cuánto de eso sucedió con el hippismo como movimiento…?
“A diferencia del rock, el hippimismo esta mucho más arraigado en los jóvenes. Por ejemplo en San Marcos Sierra somos unos 5 mil habitantes, ya no somos la mayoría hippies como lo fuimos a finales de los 70s, pero una importante cantidad de la población, especialmente jóvenes que han llegado en los últimos años -que yo llamo mochil-hebrios, arte-zánganos y mala-bardistas-, están fuertemente influenciados por aquellas ideologías que motivaron a la juventud en los años 50, 60, 70…Otros fueron hippies cuando eran jóvenes y hoy ocupan cargos públicos y se han transformado en prósperos comerciantes, han pasado de hippies a yuppies, los más puristas en los 80s deciden buscar nuevos horizontes, donde continuar con aquella forma de vida y otros tantos hay en el cementerio…El otro día fuimos a llevar a un amigo y me di cuenta que ahí había mucha más gente que los que estamos afuera…Unos tantos que nos quedamos y seguimos siendo unos inadaptados de toda la vida…”
 

 

 

Licenciado en comunicación social; creador, editor y redactor de la revista de cultura joven Yo soy la Morsa.
Viajero tipo: Valijero.

Los viajeros están comentando!

(Visto 294 veces, 1 veces visto hoy)