Te invito a transportarnos a través del cine y te pregunto: ¿te encontraste alguna vez en la situación de haber visto una película que te movilizo a tal punto de querer viajar para conocer ese lugar donde se filmó? 

 

Esa es mi propuesta para esta nota: Viajar “livianos de equipaje” y llevarte de la mano, junto a uno de los directores y guionistas cinematográficos más emblemáticos de los últimos 50 años: Woody Allen, y recorrer Manhattan, París y Roma y, a su vez, descubrir por qué las eligió a “ellas” para convertirlas, a la par de las estrellas de Hollywood que forman parte de su universo y de sus historias.
en uno de sus personajes principales.

En pos de hacer honor a la verdad y parafraseando al propio Woody podemos decir que sus películas, en rasgos generales, giran en relación a las mismas “cosas” – donde las emociones, las ideas y los problemas que se suscitan a lo largo de las mismas continúan reciclándose, pero lo que cambia, de una a otra, es la “atmósfera” y el paisaje que le da un toque colorido y, a la vez, un sustento altamente distintivo a cada historia.

Seducción de Masas
Una de las características más significativas encontrada en su cinematografía es su instintiva habilidad para elegir locaciones geográficas que “exigen” (por sí mismas) “elevarse” al rol de “personajes en un cierto sentido” – como él bien lo define – que giran dentro del eje central de la historia a la par de los personajes principales, dándole un marco histórico-cultural de sumo interés para sus fervientes seguidores en todo el mundo.

Como es de público conocimiento a esta altura de su carrera, Woody Allen es un “eterno enamorado” de su ciudad natal – Nueva York – la cual a través de los años se ha convertido en su gran musa inspiradora y ha sido protagonista de sus más grandes éxitos a nivel artístico. Sin embargo, en los últimos años, se ha dejado seducir por capitales europeos que le ofrecieron subvencionar sus nuevas producciones con la condición de que estas fuesen filmadas en locaciones europeas de su elección – como, por ejemplo, París, Roma, Barcelona y Londres. A la hora de justificar su predilección por estos “mega íconos” de la cultura europea, Allen sostiene que: “es sumamente sencillo filmar en este tipo de ciudades porque “su alma” no difiere tanto de la de Nueva York”. “Estas ciudades son muy similares entre sí aunque haya variaciones de marcado nivel en el plano estético – arquitectónico. Además, en términos de energía, cultura y lugares son ciudades – al igual que NY – en las cuales es fácil vivir y encontrar historias sobre las cuales escribir”.

A continuación, este recorrido nos lleva a explorar tres de sus más aclamadas películas y las ciudades que las vieron nacer y que fueron cunas de sus éxitos a nivel mundial: Manhattan (1979), Medianoche en París (2011) y A Roma con Amor (2012):

 

MANHATTAN

Este es el primer film en blanco y negro dirigido por Woody Allen y según afirman los más afamados críticos de cine a nivel mundial, sin lugar a dudas, una carta de amor a la belleza de Nueva York, engalanada por las dulces melodías de George Gershwin junto a la más celebrada de todas ellas: “Rhapsody in Blue“; la cual sirve de “marco” para deslumbrarnos con las primeras imágenes de Manhattan y su horizonte al amanecer – ¡un paneo vespertino por la zona oeste de Central Park que nos hace trascender en tiempo y espacio gracias a la sublime seducción de la Filarmónica de Nueva York, dirigida por el Maestro Zubin Mehta!

804207_DSSEA_Manhat
Manhattan

Esta comedia romántica con esporádicos tintes dramáticos fue filmada, casi en su totalidad, en el corazón de “La Gran Manzana” (como se la llama cotidianamente a la ciudad de Nueva York): Manhattan, el distrito financiero, artístico y comercial más importante de NY y, a su vez, uno de los más influyentes a nivel mundial y el más densamente poblado de los 5 distritos en los cuales se divide esta metrópolis. En el ámbito geográfico, el más pequeño de estos distritos comprende en su gran mayoría la Isla de Manhattan bordeada por los ríos Hudson, East y Harlem y deslumbra a todos con sus masivos rascacielos – como el Empire State Building -, bellos parques y el brillo de los teatros de Broadway.

El encanto de esta obra maestra del cine de culto no está dado solamente por la majestuosa banda de sonido o el excelente montaje fotográfico, monocromático a cargo de Gordon Willis, sino también por las magnificas locaciones – ¡38 en total! – elegidas por Allen, que hacen honor a la grandiosidad de esta ciudad y reflejan rasgos de los diferentes tipos de personalidad de los personajes centrales de esta historia – los cuales recorren las reliquias de este “pequeño gigante”,tales como: Central Park; el memorable puente Queensboro; la Quinta Avenida (5th Avenue); Broadway; el puerto de NY; el legendario Ferri de Staten Island y los más variados museos y centros culturales de marcado renombre internacional: “Solomon R. Guggenheim” Museum; American Museum of Natural History; Hayden Planetarium – American Museum of Natural History; Metropolitan Museum of Art y el Lincoln Center, entre tantos otros sitios icónicos de la cultura estadounidense.

 

PARÍS

El brillo de Broadway ahora nos transporta a la Ciudad de las Luces y la magia de Medianoche en Paris: la ganadora del Premio Oscar al mejor guión cinematográfico original del 2012 y el mayor éxito de taquilla en toda la carrera de este celebre director – ¡alcanzando la arrolladora cifra que supera ampliamente los 150 millones de dólares en todo el mundo! Un clásico exponente de la comedia romántica y, al mismo tiempo, una fantasía con rasgos mágicamente delineados del genero de “ciencia ficción”: una “joya literaria y artística” para todos los amantes de la literatura norteamericana y de las “leyendas culturales” del París de la década del 20 – con nombres tales como: Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, Gertrude Stein, Alice B. Toklas, PabloPicasso y Salvador Dalí entre otras celebridades de esta época dorada a las cuales recurre Allen para cautivar a la audiencia y envolverla con sus recurrentes preguntas existencialistas sobre el sentido de la vida y, a la vez, tratar de dar respuesta al viejo “paradigma” de si “El amor todo lo puede” (Love conquers all!) – ¿Será posible entonces?

Midnight in Paris Nota
Midnight in Paris.

Al igual que lo hace en Manhattan, Woody Allen utiliza su fascinante cinematografía en la secuencia de apertura (antes del título) para deleitarnos con 60 escenas, en menos de cuatro minutos, que muestran todo el esplendor y el amor que siente por la Ciudad De Las Luces – a la cual también idolatra en el trailer oficial de la película cuando describe su bella esencia durante los distintos momentos del día, recurriendo a adjetivos como: hermosa, fascinante, encantadora pero … “¡Mágica después de la medianoche!” Y es esa magia la que hechiza al personaje principal masculino – Gil Ponder- motivándolo a cuestionarse si debe dejar todo atrás en su América natal – hasta el extremo de tal vez tomar decisiones a nivel personal de “alto voltaje” – para mudarse a su “bien amada” París y convertirse en un devoto parisino más, dando así lo que sería un giro de 360° a su vida personal y profesional -¿Lo hará?

Tal es el fervor local por la capital Parisina que el municipio de la Ciudad de París ha editado una guía turística – en Inglés y Francés – (“A Midnight In París Guide”) de los lugares más representativos de la cultura local mostrados en esta película – la cual puede ser descargada online (www.cinema.paris.fr) u obtenida en centros oficiales de información turística de París. De las 26 locaciones filmadas para esta producción, esta guía incluye los 6 sitios que tienen más conexión con el desenlace de la historia:

1. Puente Alejandro III: Es el más majestuoso de los 37 puentes que cruzan el río Sena y es el mejor punto panorámico nocturno para ver la Torre Eiffel iluminada de noche.

2. Museo de la Orangerie: Es una galería de arte de pinturas impresionistas y pos impresionistas y de arte moderno de principios de siglo ubicada en la Plaza de la Concordia. Fue renovada completamente en el 2006. Abierto todos los días – excepto los martes. Entrada gratuita el 1er domingo de c/ mes.

3. Mercado de Pulgas de Saint-Ouen: Cuenta con 2500 puestos divididos en 15 sectores y da la bienvenida a 150 mil visitantes cada fin de semana. Abierto: sábado, domingo y lunes.

4. Buquinistas: ¡La librería a cielo abierto más grande del mundo! 900 “cajas verdes”que se extienden a lo largo de más de 3km. en ambas márgenes del Sena. Declarado “Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco (1992). Abierto todos los días de las 11 a.m. hasta el atardecer.

5. Márgenes del Rio Sena: El lugar ideal para relajarse y disfrutar en verano.

6. Iglesia de Saint-Etienne-du-Mont: Construida de 1492 a 1626 – combina tres estilos arquitectónicos: gótico, clásico y renacentista. Como podemos ver …¡Un tour que hechiza de principio a fin!

 

ROMA 

Y … ¡Aunque, tal vez, aun no sea medianoche! … Las campanas de Saint-Etienne-du-Mont nos llevan como por arte de magia A Roma con Amor – ¡La Ciudad Eterna! – al compás de los acordes de “Volare” que Allen eligió para seducirnos junto con las primeras imágenes de Piazza Venezia e introducirnos en la acción… 4 historias que se “rozan” aunque no se conectan entre sí al concluir la película pero que, sin lugar a dudas, tienen la suficiente contundencia para mostrar que esta producción es un tributo que Allen hace al cine Italiano que lo acuno durante su infancia y “lo hizo crecer” afirmando que “ha sido siempre un gran admirador del cine y de la cultura italiana” y eso se ve reflejado en el “vinculo” que algunos de los personajes principales “cultivan” con esta ciudad – la admiración por la majestuosidad arquitectónica, la influencia histórica de esta civilización en la cultura mundial actual y hasta la nostalgia que despiertan estas “ruinas” en algunos de los personajes, son todos temas sacados a la luz y explorados en esta comedia de desopilantes enredos.

De Roma con amor.

A diferencia de sus otras dos películas, la selección de locaciones es mucho más acotada -¡ solamente10! pero cada una de ellas muestra cuán “impresionante”, “exótica” y “cálida” es Roma y como la Ciudad Eterna se diferencia de cualquier otra en el mundo a través de sus “colores propios” y de su “visual diferente” – “¡Es un banquete para cualquier director filmar aquí!”, sostiene el director y nos invita a participar de el llevándonos a recorrer algunos de los lugares más preciados de la cultura italiana: la Fuente de Trevi, la terminal de tren, el Coliseo, el distrito Trastevere, el Foro Romano y diferentes plazas – Piazza del Popolo, Piazza Mattei y Piazza Santa María – ¡el lugar recomendado para disfrutar de un delicioso refrigerio!

¡Bien! Cerrando esta carta de amor a Roma, llegamos a la escena final de este Viaje de Película..

¡Espero lo hayas disfrutado tanto como yo! Y que estas ciudades de ensueño te motiven a viajar para recorrerlas paso a paso y descubrir con tus propios ojos todos los espléndidos lugares que ellas albergan.

 

Profesora Nacional de Ingles.
Tipo de Viajera: “Comfort” campestre (Carpa con colchón inflable y set de mate).

Los viajeros están comentando!

(Visto 71 veces, 1 veces visto hoy)