Los invitamos a compartir con nosotros esta visita guiada por uno de los teatros de ópera más importantes del mundo. Y acá nomas, en pleno centro de Buenos Aires

 

Suele suceder en las grandes ciudades que quienes la habitan muchas veces dan por hecho que los lugares para visitar y conocer se encuentran a al menos a unas horas de viaje y solo restringidas para las épocas vacacionales. Sin embargo pasamos por alto algo tan simple que esas mismas ciudades son puntos de llegada para miles de turistas. Entonces, ahí viene la pregunta obvia. Es que hay cosas interesantes para conocer en la ciudad donde vivo? Y la respuesta más obvia aún: Pues Si!

trajesnotaweb
Trajes confeccionados en los talleres del Colón

Buenos Aires se mantiene dentro del top 5 de las ciudades más visitadas de Latinoamérica por delante incluso de destinos que a priori diríamos que serían mucho más concurridas, Rio de Janeiro por ejemplo.

Entonces bien, que puede haber de interesante en nuestra ciudad como para que tantas personas decidan venir a conocerla?  Vamos a empezar hoy a visitar nuestro propio lugar yendo a darle un vistazo a uno de los templos de la música clásica y la ópera a nivel mundial. El Teatro Colón.

Podría comenzar mencionando la inmejorable ubicación del Teatro frente a la inmensa Av. 9 de Julio, pero en realidad habría que empezar haciendo algunas aclaraciones respecto a esto. El Colón terminó de construirse luego de idas, venidas y algunas tragedias con los arquitectos a cargo, el 25 de Mayo de 1908, momento en el cual la 9 de julio no estaba ni siquiera en planes. Por “detrás” sí se encontraba ya en ese tiempo la Plaza Lavalle, hacia donde da la fachada principal del edificio.

Sin embargo para la visita guiada el ingreso se realiza sobre la calle Tucumán, más exactamente en el Pasaje de Carruajes, el lugar donde en días de lluvia las personas que llegaban en estos transportes podían ingresar sin tener que pasar a pie por la Plaza.

El recorrido comienza entonces luego de este paso en un pequeño espacio donde se exponen algunos de los trajes más representativos utilizados (y fabricados en los propios talleres en algunos de los tantos subsuelos que tiene el edificio) en diferentes operas a lo largo de la historia del teatro.

 

 

Ya en el Foyer y sin hacerse esperar, podemos empezar a ver algo de la majestuosidad y el lujo que alberga la que es considerada como la sala con la mejor acústica del mundo para óperas y la tercera para conciertos… casi nada.

La descripción de los materiales y las técnicas es literalmente interminable, en cada rincón, podemos encontrar mármoles de todos los colores y orígenes imaginables: De Carrara, de Verona, de Siena y de Portugal brindan diferentes matices al primer tramo del recorrido, coronado por una cúpula octogonal de cristal traída directa y especialmente desde París. La escalinata que lleva al primer nivel era el lugar preferido de las “elites” para socializar y sobretodo hacer presencia, lo que en el barrio hoy llamaríamos “tirar rostro”, pero varios niveles socio-económicos más arriba.

cupula octogonalnotaweb
Cúpula octogonal traída de París

Y si de elites hablamos, el Salón Dorado es la quintaescencia misma de la aristocracia porteña de comienzos del siglo XX. Lugar de reuniones por excelencia de quienes veían a Buenos Aires como la París sudamericana o al menos cómo la más europea de las ciudades fuera del viejo mundo. Entre frisos, molduras y columnas griegas laminadas en oro (si claro, por eso se llama Salón Dorado) la clase alta buscaba diferenciarse del resto de la sociedad demostrando a las claras el status social de cada quién.

Sala principalnotaweb
Sala principal

Para coronar la visita, la entrada a la Sala Principal es simplemente deslumbrante, un impacto visual y espacial que deja sin aliento a quienes como yo no teníamos demasiada experiencia en este tipo de interiores. Toda la decoración y los detalles de la sala, desde las más de 600 butacas tapizadas en Pana en la platea hasta los cientos de apliques que iluminan los 7 niveles de palcos muestran el punto más alto del refinado estilo ecléctico de la época, el neorenacentismo italiano y el Barroco francés dejaron en el Teatro Colón una marca imborrable en la arquitectura de    Buenos Aires.

Finalmente debería quizás dedicar una nota aparte a lo que para mí fue la cereza del postre en esta visita. Al mirar hacia lo más alto de la sala, mi cabeza se llenó de recuerdos al ver la obra del Maestro Raúl Soldi plasmada en el interior de la Cúpula más legendaria de Buenos Aires. Y es que pasé mi infancia viendo los murales de la parroquia Santa Ana de Glew con la cual comparte el estilo y una similar paleta de colores. Alrededor de la araña que ilumina la sala desde hace 108 años, instrumentos y un grupo de músicos y personajes algunos de ellos de aspecto casi angelical con vestuarios típicos de las óperas vigilan todo desde lo más alto.

cupulaypalcosaltosnotaweb
Cúpula y palcos superiores

 

VISITAS GUIADAS

Todos los días, inclusive feriados (excepto 1º de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre y 1º de enero).
De 09:00 a 17:00
Salidas cada 15 minutos

Costo de la entrada: 90 pesos para residentes argentinos (con descuentos; solo lunes 50% para jubilados y estudiantes universitarios. Menores de 7 años no pagan solo con reserva previa al 4378 – 7127/8. Siempre acompañados de un mayor)

Personas con discapacidad motora pueden realizar la visita, solo no podrán acceder al Foyer.

 

 

motoviajero, arquitecto-devenido-artesano, pseudo-músico, aventurero, inquieto, curioso por naturaleza, en fin, de todo un poco.
Viajero Tipo: Todo terreno.

Los viajeros están comentando!

(Visto 70 veces, 1 veces visto hoy)